05/10/2014

CARTA A LA INICIATIVA DE CHAGAS NUESTRA COLEGA EN PARAGUAY


Acerca del Mal de Chagas

Tal como la OMS menciona: la enfermedad de Chagas representa un serio problema de salud pública al considerar su magnitud, trascendencia, impacto y difícil vulnerabilidad.

Carlos Ribeiro Justiniano das Chagas (1879-1934) médico sanitarista brasileño, descubrió una enfermedad (1909) que fue bautizada con su nombre. Hoy, cien años después, el Chagas sigue siendo un mal escondido, incluida como una de las 17 enfermedades tropicales olvidadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a que desde la década de los sesenta que no se desarrollaban nuevos fármacos para tratarla, una enfermedad olvidada que paradójicamente es la principal endemia en Latino América, desde México hasta la Patagonia, donde se mezclan los ciclos selvático y doméstico, de este mal, provocado por el parásito Trypanosoma cruzi que es transmitido al organismo por la picadura de la "vinchuca", un insecto presente en casas, granjas, establos y otros locales de labranza, en zonas empobrecidas.

Probablemente por ser una enfermedad que tiene alta relación con la situación socio ? económica de amplios sectores de Latinoamérica para su desarrollo, por la pobreza existente, es que es dejada de lado para su investigación, por las grandes empresas productoras de medicina y también por los gobernantes de turno, quienes no realizan los esfuerzos necesarios y sostenidos para erradicarla.

Es así, que no me sorprende que, en más de 1 siglo desde su descubrimiento, no hayamos encontrado aun alguna vacuna o un tratamiento mucho más eficaz que el actual, pero debo reconocer que eso no depende solo de la medicina, que al fin y al cabo es una ciencia y como tal, no es magia; depende del interés de los gobiernos y empresas investigadoras de productos medicinales, la creación de estas.
Debido a todos estos inconvenientes relacionados con la erradicación de esta enfermedad se ha señalado la necesidad de no llamarla enfermedad de la pobreza, sino mas bien considerarla como una enfermedad social, pues ante la carencia de recursos sean estos de tipo nuevas drogas o técnicos, solo queda por realizar tareas de prevención, y para la misma es necesario la intervención de los gobiernos, para construcción de viviendas seguras, tareas de fumigaciones, saneamiento ambiental, etc., así como también la implementación de programas sociales que ayuden a este sector poblacional a la resolución de sus complejos problemas económicos y sociológicos.

Mi país, Paraguay, no es ajeno a esta problemática, según datos del Programa Nacional de Chagas, se estima que existen 165.000 personas infectadas con Chagas, sin embargo no todos saben que padece la misma; lo que implica que es una enfermedad prevalente y es un problema de salud relevante en nuestro país. http://www.ip.gov.py/index.php/noticias-destacadas/item/5435-en-paraguay-unas-165-000-personas-padecen-de-chagas

Considero loable el comienzo de la producción de benznidazol en Argentina, que fue anunciado por Fundación Mundo Sano junto al Ministerio de Salud de la Nación durante un evento en Buenos Aires. Pues esto hace posible que aquellos infectados accedan a un tratamiento, el mismo que hasta hace poco tiempo no era posible realizarlo, pues las empresas farmacéuticas dejaron de elaborarla.

Esta enfermedad nos incumbe a todos, sector público, sector privado y comunidad en general, de ahí la necesidad de aunar esfuerzos a fin de conseguir su total erradicación y en aquellos infectados su curación o por lo menos la mitigación de los efectos de la enfermedad.
Deseo que esta iniciativa de ustedes queridos colegas, tenga su reproducción, no solo en mi país, sino en toda Latinoamérica, pues nadie se encuentra a salvo de este mal.
Éxitos.


Dr. Elias Aramndo Menacho Egúez
Paraguay
Reg. Prof. MSP 6056